Medical Wellness

3, oct 2017

Conoce los mejores exfoliantes caseros y convierte tu casa en un salón de belleza

Conseguir una piel sin toxinas, saludable y joven no es fácil, y nosotros tenemos las claves para empezar a conseguir este cambio. El consejo, cumplir con una limpieza diaria de la piel y aplicar un exfoliante en profundidad una vez en semana al menos, de esta manera conseguiremos eliminar las células muertas e impurezas que le dan a la piel un tono apagado.

Los cosméticos que solemos usar a diario pueden llegar a ser dañinos para nuestra piel a largo plazo si no aplicamos los cuidados necesarios. Una correcta exfoliación conseguirá eliminar las células muertas de la epidermis, la capa más superficial de nuestra piel, para conseguir una mejor regeneración de las capas inferiores. Al quitar las células muertas, nuestra piel se verá mucho más luminosa y joven. La frecuencia con la que se deben de realizar estos tratamientos depende de diferentes factores como el tipo de piel que tengamos (sensible, grasa o seca) y el daño que haya sufrido .

En función del tipo de piel que tengamos, debemos elegir el tipo de exfoliante, así como conocer los tipos que existen y cual es más beneficioso para nuestra piel. En el mercado podemos encontrar cuatro tipos de exfoliantes:

Los exfoliantes mecánicos contienen partículas inertes incluidas en el producto que realizarán su función ‘rascando’ la piel y eliminando la capa de células muertas.

Los exfoliantes enzimáticos son los más suaves y biodisponibles. Funcionan dejando el producto durante un tiempo determinado sobre la piel para que las células muertas se desprendan de la epidermis con la humedad del producto. Estos exfoliantes funcionan muy bien en pieles secas

Los exfoliantes químicos pueden ser más o menos agresivos para nuestra piel en función del pH del mismo. Para usar este tipo de tratamientos es recomendable seguir las indicaciones de un especialista.

Los llamados ‘gommage’ que se caracterizan por tener una textura granulada que al frotarse contra la piel mediante un masaje, provoca la eliminación de las células muertas. Se pueden usar solos o mezclados con otros ingredientes como el gel de aloe vera o los aceites vegetales.

Siguiendo estas pautas, hemos elaborado una lista de tratamientos que puedes hacer con productos que puedes encontrar por casa.

Exfoliante de harina de avena y bicarbonato

Esta mezcla es un excelente remedio para combatir el acné ya que deja la piel más suave y luminosa. La avena es uno de los mejores exfoliantes naturales que podemos encontrar. Para el rosto lo mejor es usar harina de avena o avena hidratada, y para el resto del cuerpo podemos usar copos de avena.

¿Qué necesitas? 2 cucharadas de bicarbonato de sodio, 2 cucharadas de harina de avena y 10ml de agua

¿Cómo usarla? Mezcla todos los ingredientes en un bol para obtener una pasta cremosa. Aplícala en todo el rosto, sobre todo en las zonas grasas como son la frente, la nariz y la barbilla. Deja actuar 10 minutos y retírala con agua tibia. 

 

Exfoliante con sal, lavanda y aceite de coco

La lavanda elimina impurezas, la sal marina funciona como exfoliante y el aceite de coco hidrata en profundidad y protege la piel contra los radicales libres. Esta mezcla conseguirá eliminar las células muertas, reducir las cicatrices y las manchas que el sol haya podido hacer a tu piel. Lo mejor de esta fórmula es que se puede usar en todo tipo de pieles adaptando la frecuencia de la aplicación.

¿Qué necesitas? 3 cucharadas de flores de lavanda, 5 cucharadas de sal marina, 3 cucharadas grandes de aceite de coco y 10 gotas de aceite esencial de lavada

¿Cómo usarla? Mezcla en un bol las flores de lavanda, la sal y el aceite de coco hasta que todo quede uniforme. Añade las gotas de aceite esencial de lavanda y vuelve a mezclarlo todo. Limpia con agua y jabón la zona que quieras exfoliar y aplica el producto masajeando suavemente el rosto durante 5 minutos. Pasados 5 minutos para que los aceites puedes hacer su trabajo, aclara con abundante agua fría.

 

*Si quieres que la mezcla dure hasta 6 meses puedes añadir un conservante natural mezclando todos los ingredientes hasta que quede lo más homogéneo posible.

 Exfoliante de azúcar y aceite

El azúcar es uno de los exfoliantes caseros más económicos y eficaces que podemos encontrar. Para usarlo se puede mezclar con un aceite hidratante como el aceite de oliva o el aceite de coco

¿Qué necesitas? 2 cucharadas de azúcar y 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra o de aceite de coco.

¿Cómo usarla? Mezcla ambos ingredientes hasta obtener una pasta grumosa. Aplícala sobre el rostro bien limpio y masajea la zona con movimientos ascendentes, sin aplicar demasiada fuerza. Por último, retira el exfoliante con agua caliente

 Exfoliante de arcilla

La arcilla es uno de los remedios caseros al que puedes recurrir para exfoliar la piel. Limpia, depura, favorece la regeneración, elimina las impurezas y las inflamaciones. Este tratamiento está indicado para pieles grasas ya que en pieles sensibles o secas puede dañar.

¿Qué necesitas? 2 cucharadas de arcilla y 3 cucharadas de agua mineral

¿Cómo usarla? Solo tienes que mezclar con una cuchara de madera, la arcilla verde, roja o blanca con el agua mineral hasta formar una pasta. Aplícala en el rostro de manera uniforme y deja secar. Cuando la mezcla empiece a resquebrajarse, retira con abundante agua tibia.

Exfoliante de café

El café es el gran aliado si deseas acabar con las células muertas, combatir las ojeras y aportarle mucha suavidad a la piel. Usando un exfoliante de café de forma constante, empezarás a notar una gran diferencia rápidamente, consiguiendo que la piel se vuelva más suave, uniforme y tonificada.

¿Qué necesitas? 1 taza de café molido (puedes reciclar el que utilizas para hacerte el café matutino), 1 cucharada de aceite de coco o de oliva y 1 cucharada pequeña de canela molida

¿Cómo usarla? Mezcla todos los ingredientes en un cuenco y exfolia toda piel haciendo movimientos circulares para activar la circulación sanguínea y el sistema linfático. Retira con agua tibia y verás los resultados muy pronto.

Si después de conocer estos remedios caseros no te sientes segura de hacerlos en casa, también puedes darte un capricho y disfrutar de un descanso en un hotel de lujo en el que te asesoran por el mejor tratamiento para tu piel como un peeling de sal & aceite o un tratamiento de rosa alpina

 

 

No existen comentarios para esta entrada. ¡Se tu el primero!

Deja tu comentario: