Thermas Hotel

3, may 2018

Guía de meditación para principiantes

Ya conoces los beneficios de la meditación y quieres comenzar cuanto antes, pero no sabes cómo. Consulta nuestra guía básica para principiantes.

Comenzamos con la preparación, hay que tener en cuenta aspectos como:

Objetivo. Elige un objetivo alcanzable y trabaja para llegar a la meta, empieza con algo sencillo para ir trabajando hacia objetivos más complejos. La meditación consiste en relajarse y dejar a un lado el estrés cotidiano para lograr un equilibrio total.

Sin distracciones. Elimina cualquier tipo de distracción, sobre todo cuando estás empezando. Busca un lugar tranquilo en el que puedas concentrarte, usa una luz tenue y una música suave para conseguir el ambiente adecuado. No olvides apagar o silenciar cualquier dispositivo electrónico.

Zafús. Sentirse cómodo durante la práctica es esencial. Puedes usar una silla, almohadas o un cojín de meditación, también conocidos como zafú, para sentarte cómodamente en el suelo.

Ropa cómoda. Utiliza prendas con las que te encuentres cómodo y que no limite los movimientos. La ropa de deporte de tejidos sueltos y transpirables suele ser la mejor opción.

La mejor hora. No hay una hora exacta para meditar, cada persona la elige en función de su tiempo y necesidades. Recuerda, al principio, intenta meditar siempre a la misma hora y en el mismo sitio, favoreciendo así la creación de un hábito.

Alarma. Para controlar el tiempo que dedicas a meditar, puedes usar una alarma suave, que te avise del fin de la sesión. En el caso de que uses música, una determinada canción puede ser el momento de parar.

Sesion Privada de Pilates

Saber cómo utilizar nuestro cuerpo, también es fundamental:

La posición. Busca una posición cómoda y con la que puedas mantener la espalda erguida. Esto ayudará a que te concentres mejor en la respiración y seas consciente de las inhalaciones y exhalaciones.

Las manos. Puedes apoyarlas sobre las piernas, dejarlas a los lados del cuerpo o situarlas de la manera más cómoda.

Respiración. Los expertos recomiendan hacer inhalaciones y exhalaciones por la nariz, de forma pausada y consciente. De esta forma te será mucho más fácil controlar la respiración y facilitar la relajación. Al dirigir toda la concentración en la respiración, los pensamientos irán difuminándose hasta lograr que, por un momento, desaparezcan.

Concentración. Mantener la concentración es muy complicado, sobre todo cuando se está empezando. No seas demasiado duro contigo mismo. Una relajación absoluta se consigue con tiempo y práctica.

No existen comentarios para esta entrada. ¡Se tu el primero!

Deja tu comentario: