Medical Wellness

22, mar 2017

CINCO EJERCICIOS QUE POSEEN LA LLAVE DE LA JUVENTUD, SALUD Y VITALIDAD DURADERAS.

Reprogramación celular,  estudios genéticos, tratamientos de belleza, y numerosos estudios de investigación persiguen un objetivo común “ralentizar el envejecimiento, preservar la salud y obtener un espíritu más vital del cuerpo y la mente”. Pero ya hace dos mil años, los monjes Tibetanos sostuvieron que el proceso de envejecimiento podía ser revertido. Ellos desarrollaron lo que llamaron “Five Tibetans” condensando a 21 ejercicios de yoga en 5.

Lo que fácilmente tomaría un par de horas antes podría entonces completarse en 10-20 minutos ahora. ¡No era raro que los monjes vivieran hasta alcanzar los 120 años y disfrutando de una salud excepcional!

Los monjes mantenían que el cuerpo tiene siete centros principales de energía que corresponden a las siete glándulas endocrinas. Conocidos como chakras. Las investigaciones médicas recientes han desvelado la evidencia convincente de que el proceso de envejecimiento es regulado por las hormonas.

Los Cinco Ritos Tibetanos antiguos pueden normalizar los desequilibrios hormonales presentes en el cuerpo, y por lo tanto poseen la llave de la juventud, salud y vitalidad duraderas.
Una forma de recuperar juventud, salud y vitalidad es hacer que estos centros energéticos comiencen a girar normalmente otra vez. Estos ejercicios logran esto. Los Ritos son fáciles y agradables. Lleva menos de 20 minutos realizar todas las 21 repeticiones de cada uno de estos ritos. Sin embargo, para los que comienzan, se sugiere comenzar con 3 repeticiones diarias, durante la primer semana, y aumentar el número de repeticiones en 2 por día cada semana, hasta alcanzar 21 repeticiones en total.

Los Ritos se podrán realizar en cualquier momento. No es necesario efectuar los movimientos más de 21 veces, salvo que usted se sienta realmente motivado a hacerlo.
Podríamos subrayar que el fomentar una mente/cuerpo relajado ayudara a facilitar el cambio fisiológico. Es muy importante mantener una respiración plena y relajada.

Beneficios de los Cinco Tibetanos
En esencia, los Tibetanos son uno de los secretos mejor guardados para mejorar la salud. Los Ritos abren el sistema cuerpo/mente y parecen equilibrar la energía. Los Cinco Tibetanos toman un mínimo de tiempo diario y esfuerzo pero pueden aumentar la fuerza física y elasticidad como también la agudeza mental. Hasta los novatos del yoga experimentarán el efecto liberador de los Cinco Tibetanos sobre el poder energético innato del cuerpo y la mente. La práctica regular de estos ejercicios alivia la tensión muscular y el estrés nervioso, mejora la respiración y la digestión, beneficia el sistema cardiovascular y conduce hacia la relajación profunda y el bienestar.

Los Cinco Tibetanos pueden ser un vehículo poderoso no sólo para avivar los sentidos pero también para generar y aprovechar la energía vital de la auto-transformación.

  • Cuando todas las glándulas endocrinas están funcionando en armonía una persona tiene más energía más vitalidad y menor incomodidad. A menudo cuando una glándula no está funcionando correctamente, las demás tampoco están comunicándose adecuadamente entre sí. Las hormonas equilibradas ayudan aliviar el SPM (Síndrome Pre-Menstrual), las molestias de la menopausia y reviven la energía sexual. Además, cuando las hormonas están desequilibradas, uno está más susceptible a los cambios de humor y a las enfermedades.
  • Mejoran la masa ósea. Los cinco Tibetanos funcionan sobre cada hueso del cuerpo, por lo tanto ayudan a prevenir la pérdida ósea.
  • Reducen las protuberancias abdominales y fortalece los abdominales.
  • Oxigenan al cuerpo. El oxígeno es un componente necesario para quemar combustible. Cuanto más oxigenan al cuerpo, tanto más se eleva su metabolismo. Esto significa pérdida de peso. Estos ejercicios requieren inhalaciones completas y exhalación del aire- el resultado – es respiración completa y más oxígeno. Cuando la gente se sienta en sus escritorios la mayor parte del día, no respiran completa y plenamente, y por lo tanto no consigue un suministro adecuado de oxigeno.
  • Mejoran el tono muscular. Necesitarán más que los ejercicios Tibetanos para adquirir el tono muscular que quieren, sin embargo, estos ejercicios definitivamente hacen una gran diferencia.
  • Drenan el sistema linfático. El sistema linfático retira las toxinas del cuerpo. Pero, a diferencia de otros sistemas corporales, no tiene una bomba. Por lo tanto el sistema linfático recibe el beneficio, a través de los movimientos y ejercicios. Las misma acción de los ejercicios Tibetanos, al comprimir y estirar los distintos órganos, glándulas y músculos, ayudan a drenar el sistema linfático. El resultado – se liberan más rápidamente las toxinas. (Sí, todos tenemos toxinas en nuestros cuerpos, del agua, de los alimentos, del aire, e inclusive de lo que nos colocamos sobre la piel.)
  • Ayudan a desintoxicar al cuerpo a mantener la columna saludable. Al realizar los ejercicios Tibetanos diariamente, podrá sentir cómo muchos de sus músculos y articulaciones se vuelven más flexibles.
  • Los Tibetanos estimulan el sistema activador reticular del cerebro y equilibran los hemisferios derecho e izquierdo del cerebro. Como resultado, pensarán mejor y con mayor claridad y podrán integrar más fácilmente su creatividad y sus pensamientos lógicos racionales.

 

1

De pie y erguido con los brazos extendidos en horizontal al suelo, las palmas hacia abajo. Los brazos deben estar en línea con los hombros. Gira en torno a las agujas del reloj hasta que empieces a sentirte un poco mareado. Poco a poco aumentar el número de vueltas de 1 giro a 21 giros. Para evitar marearse antes de comenzar a girar, enfoca tu visión en un solo punto en línea recta.

 

 

2

Acuéstate en el suelo, boca arriba. Extiende completamente los brazos a lo largo de tus lados y coloca las palmas de las manos contra el suelo, manteniendo los dedos juntos. Luego levanta la cabeza del suelo metiendo la barbilla hacia el pecho. Al hacer esto, levantar las piernas, las rodillas rectas, en una posición vertical. Si es posible, extender las piernas sobre el cuerpo hacia tu cabeza. No dejes que las rodillas se doblen. A continuación, baja lentamente las piernas y la cabeza al piso, manteniendo siempre las rodillas rectas. Permite que los músculos se relajen, y repite.

 

3Arrodíllate en el suelo con el cuerpo erguido. Las manos deben colocarse sobre las espaldas de los músculos del muslo. Inclina la cabeza y el cuello hacia delante, metiendo la barbilla contra el pecho. A continuación, tirar la cabeza y el cuello hacia atrás, arqueando la columna vertebral. Tus dedos de los pies deben ser doblados debajo a través de este ejercicio. Mientras te arqueas, apoya los brazos y las manos contra los muslos de apoyo. Después del arqueo devuelve tu cuerpo a una posición erguida y comenzar el ejercicio de nuevo.
Siéntate en el suelo con las piernas estiradas hacia fuera delante de ti y tus pies cerca de 12″ separados.

 

Con el tronco del cuerpo 4erguido, coloca las palmas de las manos en el suelo junto a tus nalgas. Luego meter la barbilla hacia adelante contra la pecho. Ahora deja caer la cabeza hacia atrás todo lo que puedas. Al mismo tiempo, levanta tu cuerpo de modo que las rodillas se doblan mientras que los brazos permanecen rectos. Entonces tensa todos los músculos de tu cuerpo. Finalmente deja que los músculos se relajen mientras vuelves a tu posición original sentado. Descansa antes de repetir este ejercicio. Respiración: Inhala mientras levantas, contén la respiración mientras tensas los músculos, y exhala completamente a medida que bajas.

 

5Acuéstate con la cara hacia el suelo. Recibirás el apoyo de las manos con las palmas hacia abajo contra el piso y los dedos de los pies en posición flexionada. A lo largo de este ejercicio, las manos y los pies deben mantenerse rectos. Comienza con los brazos perpendiculares al suelo, y la columna vertebral arqueada, de forma que el cuerpo esté en una posición de la flacidez. Ahora tirar la cabeza hacia atrás tanto como sea posible. Doblar las caderas lleva el cuerpo hacia arriba en una “V” invertida. Al mismo tiempo, lleva la barbilla hacia delante, metiendo contra el pecho. Respiración: Respira profundamente mientras levanta el cuerpo, y exhala completamente a medida que bajas el cuerpo.

Comentarios:

Daniel 17 mayo 2017

una consulta si estoy en el hermisferio sur, en Argentina, el primer rito los giros son en el sentido de las agujas del reloj o al reves, cambia con respecto al hermisferio norte ?

Responder
Darío 24 enero 2018

En el hemisferio sur es al revés. O sea en sentido antihorario los giros.

Responder

Deja tu comentario: